Noticias & Eventos

La pérdida de un ser querido genera una multiplicidad de sentimientos que no solamente incluye tristeza sino también negación e incluso enojo por la situación. El duelo por una pérdida no se debe únicamente al fallecimiento de una persona cercana sino que también se define como duelo por ejemplo a una ruptura sentimental, porque a que el paciente debe lidiar con una situación de vacío y sufrimiento por una pérdida.

¿Cómo se define el duelo?

Es el proceso que debe atravesar una persona luego de la pérdida de un ser querido o de una persona cercana. Dicho proceso incluye sufrimiento y dolor por la pérdida, reacciones físicas, como cambios en la alimentación o la aparición de trastornos de sueño, y pensamientos frecuentes acerca de la persona que ha fallecido. No se trata de una patología sino que se trata de un proceso sano necesario para la aceptación y superación de la pérdida. No consiste en olvidar a la persona que falleció sino en aprender a vivir con esa pérdida y recordar a esa persona sin angustia o dolor porque ya no está.

¿Qué es un duelo patológico?

El duelo, sin embargo, puede transformarse en un duelo patológico si el paciente siente que no puede vivir con el vacío que le genera la pérdida del ser querido y su vida habitual se ve afectada por esto. La tristeza y el dolor intenso abruman al paciente por un tiempo excesivo sin que haya cambios en la intensidad de los mismos. Es una patología difícil de diagnosticar porque cada persona atraviesa el duelo de manera diferente y lo que puede parecer un duelo patológico puede ser simplemente maneras que tiene un paciente de desahogar su dolor. Es necesario estar a alerta a la presencia de algunos síntomas porque el duelo patológico puede llevar a una persona al aislamiento total.

 

Factores de riesgo para un duelo patológico

Un duelo patológico es más frecuente que se presente cuando existen algunos de estos factores:

 

  • Pérdida de un hijo: al tratarse de una situación antinatural, la pérdida de un hijo suele ser un motivo frecuente de duelo patológico. Puede incluso generar problemas en la pareja ocasionando una separación.

 

  • Muerte violenta, repentina o prematura: todos estos casos dificultan el proceso de duelo por tratarse de una pérdida muy repentina en la cual se dificulta el proceso de duelo ante la negación de la pérdida.

 

  • Antecedentes de depresión o trastornos de personalidad: aquellas personas que han sufrido de depresión anteriormente o bien presentan trastornos obsesivos o de ansiedad suelen presentar mayores dificultades para atravesar un duelo de manera sana.

 

¿Cuáles son los síntomas de un duelo patológico?



  • Sentimiento de culpa: el paciente siente que debería haber hecho más por el fallecido, ya sea con respecto a las atenciones brindadas e incluso haber hecho algo para evitar su muerte.

 

  • Sobreidentificación con la persona fallecida: la cantidad de recuerdos o pensamientos acerca del ser querido es exacerbada. El paciente necesita hacer las mismas actividades que compartía con la persona fallecida y tiene deseos intensos de encontrarse o verla de nuevo. Esto puede formar parte de duelo normal pero si se mantienen con igual intensidad a lo largo del tiempo, se transforma en patológico.

 

  • Abuso de drogas o alcohol: el sentimiento de pérdida es tan intenso que el paciente siente que necesita algún tipo de sustancia para superar el vacío que le provoca la pérdida del ser querido.

 

  • Síntomas físicos: la pérdida del apetito, el sueño excesivo e incluso la somatización de los síntomas que presentaba el ser querido en el caso de una enfermedad previa, son indicadores de que el duelo puede convertirse en patológico

 

Imagen cortesía de Ryan McGuire (Pixabay.com) En dominio público.