Noticias & Eventos

Nuevas técnicas de psicoterapia surgen continuamente como alternativas para dar solución a las necesidades de los pacientes. Una de esas técnicas es bastante particular y se trata del EMDR, de acuerdo a sus siglas en inglés que significa Desensibilización y Reprocesamiento por el movimiento ocular.

 

¿En qué consiste?

 

Se trata de un método psicológico que integra elementos de diferentes enfoques como el sistémico, experiencial, conductual, entre otros. Este enfoque multidisciplinario permite ayudar al paciente a superar situaciones traumáticas que le ocasionan trastornos en su vida cotidiana. De esta forma el EMDR permite tratar desde situaciones de estrés post-traumáticos hasta la dificultad de hablar en público. Se basa en el principio que los trastornos actuales de los pacientes son consecuencia de algún tipo de experiencia traumática que debe ser resuelta.

El terapeuta trabaja con el paciente acerca de su problema actual buscando los aspectos que más lo angustian a través de una estimulación bilateral que le permita procesar los recuerdos negativos y bajar el nivel emocional que le generan estos recuerdos. El trabajo continuo con el terapeuta que guía este proceso permite llevar al paciente a un estado de resolución del conflicto o bien en la disminución de los síntomas. La estimulación bilateral permite que se logre una conexión entre ambos hemisferios cerebrales para que el paciente pueda trabajar en sus recuerdos y quitarles la carga negativa que le ocasionan conflictos.

¿Qué tipos de estimulación bilateral puede aplicarse?

Los tipos de estimulación que pueden aplicarse en el tratamiento de EMDR son:

  • Visual: el paciente debe mover los ojos de un lado al otro.
  • Auditiva: el terapeuta le hace escuchar al paciente sonidos en uno u otro oído.
  • Kinestésica: el terapeuta realiza golpes suaves en los hombros y las manos del paciente.

Todas estas estimulaciones están destinadas a activar el sistema nervioso para permitir al paciente quitarle sensibilidad a los recuerdos que lo perturban.

¿Cuándo nació el EMDR?

Esta técnica nació en 1987 y su autora es Francine Shapiro. El descubrimiento de esta técnica surgió de manera casual cuando la psicóloga notó que los movimientos oculares permitían disminuir los pensamientos negativos. Se basa en el principio de autocuración del propio organismo, que se activa estimulando los procesos cerebrales necesarios para permitir a los pacientes eliminar o reducir los síntomas que provocan la situación conflictiva y lograr un mejor bienestar personal.

¿En qué casos es recomendado?

En sus inicios, Francine Shapiro aplicó la técnica del EMDR en ex combatientes de La guerra de Vietnam y en víctimas de abuso sexual, obteniendo excelentes resultados con respecto en la reducción del llamado estrés post-traumático.

Sin embargo, el EMDR no solamente es efectivo en situaciones de alto nivel de estrés, sino que también se obtienen buenos resultados en el tratamiento de ataques de pánico, fobias o bien para tratar la angustia de hablar en público o de presentarse en escenarios.

El objetivo del EMDR, según Francine Shapiro, es llevar el paciente a una resolución adaptativa de su situación conflictiva, y esto implica reducir los síntomas, que se produzca un cambio en las creencias del paciente acerca del mundo y de sí mismo y por último, la posibilidad de tener un bienestar personal y una adaptación más eficaz a las exigencias de la vida cotidiana.

 

Imagen cortesía de Geralt (Pixabay.com) En dominio público.